El Imperio de los Dioses: Religiones y Cultos del Imperio Romano (Parte III)

Además de Magna Mater, la diosa egipcia Isis (http://www.landeskunde-online.de/rhein/kultur/museen/blmka/ausst/imperium_der_goetter/isis.htm) era muy popular con los romanos. En Maguncia incluso compartieron un santuario.

Isis tenía muchas funciones: era entre otras cosas una diosa madre y una diosa protectora, sino también una deidad de la muerte y la diosa de la resurrección. Con el tiempo, fusionó con otras diosas, por ejemplo Demeter. Sus orígenes aún son totalmente conocido, pero aparece más o menos al mismo tiempo como su esposo Osiris. Este era el dios del inframundo, presidente del tribunal de muertos y gobernante de la muerte y el renacimiento. El mito de Osiris dice que él fue asesinado y desmembrado por su hermano Seth. Isis buscó las partes individuales de su marido, reanimó a Osiris y los dos tenían un hijo: Horus.

Con el tiempo, el culto de esta familia de dioses era cada vez más importantes. Bajo los Ptolomeos Osiris se fusionó con el toro Apis, el dios principal de su primer sede del gobierno Memphis, y formó Serapis. Este era el dios principal de la nueva capital de Alejandría y las representaciones de la nueva familia de dioses Isis, Serapis y Harpócrates (como llamaron ahora a Horus) siguieron la tradición de las concepciones grecorromanas. En el período helenístico empezó el triunfo de esta familia de los dioses en el mundo de los romanos, que  especialmente adoraban a Isis.

También en el Imperio Romano, el culto de Isis tenía rasgos egipcios: los sacerdotes tenían la cabeza afeitada (un sacerdote romano cubrió su cabeza durante el sacrificio) y el agua del Nilo, con que Isis había reanimado su marido Osiris, era una parte integral del culto. Con el culto a la diosa egipcia este nuevo culto, que se extendió por todo el Imperio Romano, sin embargo, no tenía nada en común. Los seguidores de este culto de la Isis romanizada esperaron antes que nada ayuda y protección en la vida cotidiana. Pero también había un culto de misterios de Isis en que los seguidores esperaron que Isis les dió una vida después de la muerte – así como reanimó a Osiris.

Como ejemplo de un santuario de Isis la exposición presenta el Iseum en Pompeya. Las respresentaciones de Isis, Osiris, Serapis y Horus / Harpócrates en la exposición muestran el desarrollo de los origines egipcios a las representaciones grecorromanas. Ya en su aspecto egipcia cae una forma de representación de Isis muy especiál: la Isis Lactans. Esta repesentación muestra Isis con el joven Horus en su regazo mientras que ella le da el pecho a Horus. Las representaciones posteriores de María amamantando al niño Jesús pueden seguir este modelo.

(a continuación …)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .