Villa romana Otrang, D-54636 Fliessem

CIMG1043

La villa romana en Otrang cerca de Bitburg fue descubierto al principio del siglo 19 y da una idea de una villa rustica.

Una villa rustica romana no era una villa en el sentido moderno, sino una finca o una granja. Además del edificio principal siempre había otros edificios para los aspectos agrícolas. Dependiendo del tamaño de la finca, el edificio principal era habitado solamente por el propietario o también por los servidores.

Con el tiempo, se desarrolaron varios tipos de casas y la villa de Otrang es del tipo denominado “gallo-romano”, que combina tradiciones romanas y celtas. En este tipo de villa el edificio principal, donde vivieron los propietarios y el personal, así como los otros edificios para varias tareas de la finca se encontraban dentro de un gran patio cerrado . Cerca de la villa hay también las tumbas de los habitantes de la villa y por lo general un pequeño santuario. El edificio principal suele tener un portico y a menudo alas sobresalientes. Detrás del pórtico normalmente hay una gran sala principal central y habitaciones laterales más pequeñas.

Una característica especial de la villa Otrang es que tiene con pórticos en dos lados del edificio y en vez de una sala grande en el centro hay dos salas de tamaño medio. Con el tiempo, la villa fue reconstruida y ampliada varias veces. Hoy se distingue entre tres fases grandes. Sin embargo, las primeras excavaciones no están bien documentadas, por lo que la asignación de las fases individuales no siempre es clara. Situado cerca de la carretera nacional romana de Trier a Colonia al parecer la villa fue construido en el primer siglo dC y fure usado hasta el siglo 4.

La atracción principal en Otrang son los mosaicos bien conservados que se puede ver en dos edificios protectores. Se encontró un total de 10 mosaicos, de los cuales sólo cuatro están disponibles en Otrang. Otro se encuentra en el museo de Trier. En uno de los edificios se puede ver objetos del santuario que se encontró en el valle. Otro edificio muestra un baño grande de la segunda fase de la villa con su sistema de hipocausto – el “doble fondo”, a través del cual el aire caliente calentó las habitaciones de arriba. En este edificio se puede ver una maqueta de la villa. Como ejemplo de los otros edificios de la finca se puede ver una prensa de vino en otro pequeño edificio.

En el pórtico sur, parcialmente reconstruido, los visitantes pueden disfrutar de la vista al valle. Los antiguos habitantes pudieron ver un pequeño templo que también pertenecía a la villa. Para los visitantes de hoy en día aquí hay las mesas de un pequeño restaurante.

Para más información: http://www.villa-otrang.de/
Literatura: Peter Hoffmann , Villa Otrang (2004)

Dirección :

Villa Otrang – Restaurante y Catering
Otranger Strasse
54636 Fliessem

Teléfono: 06569 807
Fax: 06569 963246
E-mail: info@villa-otrang.de

Horario de apertura:

Febrero – marzo: 9-17 h
Abril – septiembre : 9-18 h
Octubre – noviembre: 9-17 h

Las Termas Romanas de Zuelpich – Museo de la cultura del baño

Zuelpich, el antiguo Tolbiacum, en la época romana estaba situado en el cruce de varias vías romanas principales, que por ejemplo vinieron de Colonia, Tréveris y Reims. De los pocos restos romanos de Zuelpich destacan los restos de las termas debido a su buen estado de conservación .

El museo presenta los elementos típicos de los baños romanos con los restos originales de los baños de Zuelpich, y por otra parte, en el primer piso, la historia cultural de baño hasta la actualidad.

Los baños, aunque ya existían mucho antes, fueron perfeccionados por los romanos. Para ellos era parte de la calidad de vida ir a los baños termales todos los días. Primero sirvieron por supuesto para limpiarse. Pero aquí también se reunieron con amigos y socios de negocios, discutieron y comentaron los temas de actualidad. En general, los baños termales estaban disponibles para mujeres en la mañana y por la tarde para los hombres. Sólo en los baños más grandes habían áreas separadas para hombres y mujeres.

En el apodyterium se quito y depositó su ropa, se podía comprar cosas que eran necesarias para el baño y la limpieza (por ejemplo, una botella de aceite, un raspador, una toalla), y luego se pasó por el baño frío (frigidarium) y el baño con agua tibia (tepidarium) directamente al baño de agua caliente (caldarium).

Debajo del suelo del caldarium había una cavidad baja, basada en pequeñas columnas, el hipocausto. Un horno accesible desde el exterior calentó el aire en esta cavidad y salió por ladrillos huecos en la pared. De este modo, la habitación se calentó a alrededor de 50 grados. Además el horno calentó el agua de una bañera de esta habitación a alrededor de 40 grados.

Luego se regresó al tepidarium con una temperatura ambiente de cerca de 25 grados. Aquí se aceitó y luego se raspadó el aceite y la suciedad con una rasqueta (strigilis). Aquí se podía disfrutar de un masaje o pasar el tiempo hablando o jugar a los dados. Luego se entró en el baño de agua fría para enfriar aún más antes de que se fue a los vestuarios otra vez.

Esta secuencia típica de las habitaciones es el llamado “tipo de serie” de un complejo de baño romano y contiene las habitaciones principales. Además, podría haber baños de vapor, patios para gimnasia granjas o salas donde también se podía hacer deporte, pero también podía comer o beber algo. En otros cuartos de baño, las habitaciones estaban dispuestas en forma de un círculo, por lo que pasamos cada habitación solamente una vez.

En las termas romanas de Zuelpich se puede entender claramente como funcionó un baño romano – tanto en los restos arqueológicos en sí, como por los textos que acompañan y explican las ruínas.

Más información: http://www.roemerthermen-zuelpich.de

Dirección:

Römerthermen Zuelpich – Museo de la cultura del baño
Andreas Broicher -Platz 1
53909 Zuelpich
Tel : 02252/83806-0

Horario de apertura:
Lunes – Viernes 10:00 – 17:00
Sábado, domingo y festivos 11.00 – 18.00
Abra el Viernes Santo, Domingo de Pascua y Lunes de Pascua, Lunes de Pentecostés
Cerrado: Mujer Carnaval, víspera de Navidad ( 24.12 . ) , 1 Día de Navidad ( 25.12 . ) , La víspera de Año Nuevo ( 31.12 . ) Año Nuevo ( 01.01 . )

Museo de la Construcción Naval Antigua en Maguncia

En invierno de 1981/1982, cuando se amplió el Hotel Hilton en Maguncia, se encontraba cinco barcos romanas de guerra del siglo cuatro d.C. Al parecer los barcos fueron hundidos por los romanos intencionalmente en un muelle que se encuentró en ese sitio. Partes de los barcos fueron conservados muy bien por los sedimentos fluviales que les cubrieron en los siglos siguientes y fueron excavados para obtener nuevos conocimientos sobre barcos militares romanos. En 1988, el Museo Central Romano-Germánico de Mainz (Römisch-germanisches Zentralmuseum) se encargó de la restauración y conservación de los barcos. Con el fin de presentar los resultados de una manera apropiada al público, en los pasillos de un antiguo taller de reparación de locomotoras (y hasta 1989 sirvió como un mercado) se abrió en 1994 el Museo de la Construcción Naval Antigua.

La atracción principal del museo son las partes conservados de los cinco barcos de guerra, así como un buque mercantil civil y las réplicas a escala real.

Los barcos de guerra se puede dividir en dos tipos. Cuatro de los barcos son barcos delgados con un fondo plano, donde cerca de 30 soldados podían remar rápidamente (no había remeros adicionales!). El quinto barco pertenecía a un tipo de barco con más espacio y una cubierta cerrada. Ese barco sirvió de barco patrulla o para el transporte de material y soldados.

El buque mercantil exhibido es una barcaza, un recipiente poco profundo para transportes pesados. Este buque fue encontrado entre Holzstrasse y Kappelhofgasse.

El Museo muestra también diferentes modelos y objetos que ilustran la historia de la antigua navegación militar y civil.

Para más información:
http://web.rgzm.de/36.html

Dirección:
Museo de la Construcción Naval Antigua
Neutorstraße 2b
55116 Mainz

Horario:
De martes a domingo de 10 a 18 horas .
Cerrado los lunes

La Mina Romana de Meurin, D-56630 Kretz, Alemania

Una enorme nave fue construida en el año 2000 para proteger un gran ejemplo de la minería romana. Como hoy en día, en aquella época aquí se extraía toba. La mayoría de estas minas romanas fueron destruídas en los siglos posteriores. Pero aquí en el distrito de Mayen-Koblenz una casualidad de la naturaleza ha conservado las huellas de una mina subterránea romana.

Se puede ver las galerías que los romanos impulsaron en la toba y incluso se puede ver todavía las huellas que sus herramientas han dejado. El visitante es guiado por la exposición a través de un sistema audio (inglés o alemán). Desafortunadamente, no hay libreto con que se podría profundizar más ese tema interesante.

Para más información (inglés y francés):
http://vulkanpark.com/roemerbergwerk

Dirección:

Mina Romana Meurin
En la carretera B 256
D-56630 Kretz

Horario de apertura:

Entre mediados de marzo y principios de noviembre, el museo está abierto de la siguiente manera:
Martes – domingos , festivos 09.00 – 17.00 horas

Durante las vacaciones en Renania – Palatinado y Renania del Norte – Westfalia , el museo puede visitar también los lunes de 09.00 – 17.00 horas.