El «Sarcófago de Alejandro» de Sidón

En el año 1887, en la necrópolis real de Sidón (Líbano) encontraron un sarcófago de mármol con relieve en todos sus lados. Hoy, ese sarcófago se encuentra en el Museo Arqueológico de Estambul.

Se asuma que el sarcófago fue encargado por Abdalonymos, que fue instalado como rey de Sidón por Alejandro o en el nombre de éste por un confidente de Alejandro después de la batalla de Issos.

Uno de los lados largos muestra una batalla entre macedonios y persas, probablemente la batalla de Issos. El jinete de la izquierda lleva un casco de león y suele ser interpretado como Alejandro. Por consiguiente, este sarcófago también se conoce como el «sarcófago de Alejandro». En el lado derecho hay un guerrero representado, de forma irreal, desnudo. Éste ha sido interpretado como Hefestión.

En el segundo lado largo, Abdalonymos está atacado por un león durante una cacería conjunta de macedonios y persas. Alejandro acude en su ayuda. Hefestión se une de nuevo a él desde el otro lado.

Uno de los lados estrechos muestra otra batalla entre griegos / macedonios y persas. Ahora, Abdalonymos está representado en el centro. Por tanto, se supone que esta batalla tuvo lugar después de la muerte de Alejandro. Desde aproximadamente el año 326 a.C., también los orientales estaban integrados en el ejército de Alejandro.

El otro lado estrecho muestra una cacería de panteras en la que sólo aparecen Abdalonymos y algunos compañeros orientales.

Los lados largos conectan a Abdalonymos y Sidón con los acontecimientos mundiales, mientras que los lados estrechos destacan la eficacia general del gobernante.

Además, los frontones de la tapa del sarcófago están decorados con relieves. Sobre la caza de panteras, se representa otra batalla entre griegos y persas con Abdalonymos en el centro. El otro lado muestra el asesinato de Pérdicas, un general de Alejandro y, tras su muerte, regente del imperio creado por Alejandro. Sin embargo, en el año 320 a.C. fue asesinado por tres de sus oficiales.

El sarcófago está muy bien conservado y todavía muestra muchos rastros de color, aunque se han ido desvaneciendo desde que fue encontrado. La tumba ya había sido robada en la antigüedad. Al hacerlo, los ladrones también habían dañado el sarcófago en algunos lugares. Las armas de los relieves aparentemente eran de plata. Una pequeña hacha de plata fue encontrada en la cámara funeraria, pero ya no es posible ubicarla en el lugar correcto.

Literatura:

  • Franz Winter, Der Alexandersarkophag aus Sidon. Straßburg 1912.
  • Karl Schefold, Max Seidel: Der Alexander-Sarkophag. Berlin 1968.
  • Volkmar von Graeve, Der Alexandersarkophag und seine Werkstatt. Berlin 1970.
  • Waldemar Heckel, Mazaeus, Callisthenes and the Alexander Sarcophagus. In: Historia: Zeitschrift für Alte Geschichte 55, 2006.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.